La disciplina y los límites

Objetivo: Reconocer las características e implicancia de la disciplina y los límites en la formación y educación de nuestros hijos

Metodología:
1.- Lectura de texto de psiquiatra Otto Dörr
2.- Discusión guiada respecto de los siguientes temas y conclusión del Profesor
2.1.- ¿Están de acuerdo con el diagnóstico del autor del texto?
2.2.- ¿Vivimos en una sociedad sin límites?
2.3.- ¿Es necesario establecer límites a mis hijos? ¿Por qué?
2.4.- ¿Qué tipo de límites puedo establecerles a mis hijos?
2.5.- ¿Cómo debería establecer los límites a mis hijos?

La buena nutrición es una parte considerable de la conducción de un buen estilo de vida. ¿Pero los remedios pueden ayudarnos? Por ejemplo, la crema Temovate es un corticosteroide tópico. Este remedio funciona deprimiendo la actividad de diversos productos químicos que causan hinchazón. Otros medicamentos se usan para tratar la diabetes. En estos últimos días se publicaron numerosos artículos sobre http://zithromax.me/es/efectos-secundarios.html. ¿Qué investigadores hablan de "zitromax efectos secundarios"? Las preguntas, como "zithromax efectos secundarios", se refieren a muchos tipos de problemas de salud. La diabetes, la fuga venosa, la depresión y algunos medicamentos pueden reducir su libido. El cuerpo no reacciona bien al estrés. Pero sólo su farmacéutico puede tomar una decisión si Kamagra u otro medicamento es apropiado para usted. Usted debe ser muy cuidadoso al obtener medicamentos como Kamagra.

“La juventud chilena está enferma”

          Otto Dörr, psiquiatra chileno sostiene que los jóvenes hoy forman parte de una sociedad sin límites, donde lo entretenido y lo que produce placer es bueno, y lo que no, es malo o no interesa.

          Como preocupantemente “negativo” es el diagnóstico que el reconocido psiquiatra Otto Dörr hace sobre la juventud chilena y su futuro próximo.

          ¿La razón? Una sociedad sin límites, marcada por una concepción hedonista de la vida, donde lo entretenido y lo que produce placer es bueno, y lo que no, es malo o no interesa.

          “Estamos en una  sociedad que carece de normas y eso es muy grave. Y en el futuro podríamos estar todavía peor, porque somos uno de los mayores consumidores de marihuana en el mundo y los niveles de consumo de alcohol en la juventud alcanzan cifras inverosímiles, muy superiores a EE.UU., España, Francia, etc. Esto es particularmente grave en las mujeres jóvenes, porque su fisiología es distinta a la del hombre y una serie de factores que sería muy largo detallar aquí hacen que, frente a la misma cantidad de alcohol, el efecto sobre ellas sea mucho peor que en los varones.

          Además habría que agregar que la precariedad del lenguaje hablado por los jóvenes representa un peligro aún mayor. A su juicio, en la actualidad, con suerte el chileno medio utiliza 400 palabras y la juventud, menos aún. “Lo que está a años luz de una persona culta alemana que maneja aproximadamente 16.000 palabras.

          El facultativo agrega que la falta de lectura, el mal uso de Internet y la pésima calidad de los programas que se transmiten por televisión han, sin duda, ayudado a producir esta suerte de atrofia del lenguaje que se observa en Chile. “En el caso de la mayoría de los hombres el problema es aún más grave, puesto que su lenguaje está plagado de groserías y además pronuncian muy mal y no se les entiende nada. Desgraciadamente las mujeres también se están contaminando con esta forma de hablar.

  

1.- ¿Qué es la disciplina?: Es una instrucción que posee una persona en torno a cierta doctrina y la forma precisa en que lo lleva a la práctica.
Es gracias a la disciplina que las personas pueden actuar determinadamente hasta lograr cumplir sus metas y objetivos. Un claro ejemplo de esto se ve en los deportistas, quienes tras largos tiempos de difícil preparación logran obtener buenos resultados en las competencias.
La disciplina, no sólo se aplica a grandes metas,  sino que se encuentra presente en todo momento de nuestras vidas.  La disciplina es ocupada por los  padres para formar a sus   hijos,  no obstante, muchos de ellos la asocian directamente con el castigo,  olvidando que el real sentido de la disciplina es formar y educar, enseñándole al niño desde pequeño la forma ideal de comportamiento en los diferentes contextos de la vida.
Tanto en la educación de los niños como en el logro personal de objetivos, la disciplina guarda estrecha relación con la perseverancia, en otras palabras, tanto los padres que educan como las personas que buscan lograr algo deben actuar en forma ordenada y perseverante para lograr buenos resultados, de otro modo, la disciplina pierde su norte y las metas trazadas de desvanecen.

          Debido a lo anterior, es que muchas veces es necesario ser personas más autoexigentes, poniendo un esfuerzo extra en el cumplimiento estricto del orden y la perseverancia necesarias para ser personas disciplinadas y lograr grandes cosas.
2.- Los límites: Para formar adecuadamente a nuestros hijos y educarlos en la disciplina, resulta necesario establecer límites porque de este modo el niño o adolescente sabe lo que puede o debe hacer y hasta dónde le es permitido llegar sin que ponga en peligro su vida, su integridad física y su desarrollo personal – escolar.
Para establecer límites y disciplina debemos considerar los siguientes consejos:
a.- Debemos ser objetivos y claros en nuestras expresiones para que el hijo(a) sepa lo que se espera de él, por ejemplo: "Habla bajito en una biblioteca ",  "Da de comer al perro ahora", "Toma mi mano para cruzar la calle".
b.- Debemos ser firmes en la orden dada y hacer respetar el límite establecido, sobre todo cuando hay resistencia a la obediencia; por ejemplo: "Anda a su habitación ahora".
c.- Debemos acentuar lo positivo, los hijos son más receptivos en "hacer" lo que les ordenan. Directivas cómo el "no" o "pare" dicen a un niño qué es inaceptable pero no explica qué comportamiento le gustaría en cambio. En general, es mejor decir a un niño lo que debe hacer ("Habla bajo") antes de lo que no debe hacer ("No grite"). Padres autoritarios dan más órdenes "no", mientras los demás están propensos a aplicar el orden con el "hacer".
d.- Debemos explicar el por qué de la norma establecida. Cuando una persona entiende el motivo de una regla, como una forma de prevenir situaciones peligrosas para sí mismo y para otros, se sentirá mas animado a obedecerla. De este modo, lo mejor cuando se aplica un límite, es explicar al niño el porqué tiene que obedecer. Entendiendo la razón para el orden ayuda a los niños a que desarrollen valores internos de conducta o comportamiento. Antes de dar una larga explicación que puede distraer a los niños, manifieste la razón en pocas palabras. Por ejemplo: "No muerdas a las personas. Eso les hará daño"; "Si tiras los juguetes de otros niños, ellos se sentirán tristes porque les gustaría jugar aún con ellos".

e.- Debemos ser consistentes en los límites establecidos. Una rutina flexible (acostarse a las 8 una noche, a las 8 y media en la próxima, y a las 9 en otra noche) invita a una resistencia y se torna imposible de cumplir. Rutinas y reglas importantes en la familia deberían ser efectivas día tras día, aunque estés cansado o indispuesto. Si das a tu hijo la oportunidad de dar vueltas a sus reglas, ellos seguramente intentarán resistir.
El profesor de chino mandarín Víctor Wu, que lleva un año enseñando en Chile cree que “acá se ve a la exigencia como algo tremendo y no es así”. En su opinión estos serían los principales errores de los padres chilenos:
a.- Poca exigencia: Los padres siempre pueden ser más exigentes sobre algunos aspectos de sus hijos, más aún si se trata del colegio, porque en cualquier materia que te desarrolles es indispensable la exigencia y tienes que aprenderlo desde pequeño.
b.- Permisividad: “Una de las cosas positivas que he observado aquí es que los alumnos son independientes, pero no es bueno abusar. Un pequeño no puede decidir si comenzará a fumar o si dejará el colegio, tampoco puede llegar a la hora que quiera a su casa, esos límites no pueden vulnerarse”.
Aunque muchos padres temen dañar sicológicamente a sus hijos con este tipo de medidas, “a nadie le hace mal la disciplina y la exigencia, sobre todo si los hijos son chicos. Los niños necesitan normas claras, con esa rigidez se logra que comprendan desde que nacen los roles y el sistema social en que se encuentran.